15 de diciembre de 2009

Doctores de Cartón


"Ya todo está dicho, pero como nadie escucha hay que decirlo de nuevo"
Washington Delgado

Los títulos universitarios en Perú son un bien tan comerciable como los DNI y Pasaportes robados que se expenden en Las Malvinas, con la diferencia que estos últimos son auténticos y los primeros, no se sabe (o se sabe y no se quiere decir)

Podemos decir que la seriedad de los títulos -y su reconocimiento social- guardan relación inversamente proporcional a la cantidad de "titulados" de una institución universitaria

La noticia de las pocas garantías del PhD del actual -y aparentemente vitalicio- Rector de Alas Peruanas pone en el ojo de la opinión pública el tema, cuyos inicios se remontan a finales de los 80's y principios de los 90's con las denuncias de los títulos "a pedido" en el Jirón Azángaro, aunque el asunto con esos títulos radicaba en su condición apócrifa.

Pero ahora "el negocio" está dentro de las instituciones educativas, no es un secreto que los estudios de post grado se reducen a cursos de actualización y de investigación for dummies, además de brindarlos a distancia sin las garantías estratégicas para ese sistema de enseñanza.

Antes de iniciar mi experiencia universitaria tenía algunas dudas sobre los logros académicos de los figuras públicas de el Gobierno y las instituciones de el Estado, tras pasar por el pregrado mis dudas se fortalecieron y quedaron confirmadas, desde ese entonces no tomo en cuenta los cartones en los CV porque no son más que eso mismo: cartón.

Un avance interesante (al menos en teoría) es lo que propone la ley del SINEACE sobre la certificación de competencias: en el caso universitario, las competencias profesionales.

La DEC CONEAU ha trabajado junto con los colegios profesionales para iniciar este proceso, pero eso es tema de otro post.

No hay comentarios.: